Por una Bolivia democrática, equitativa e intercultural
B-elninio.jpgENCCLICA.jpgalainza.jpgprop.jpg

Propuestas Económicas Productivas

CIPCA / marzo 2012.-Cerca a las 15:00 horas de ayer jueves 14 de marzo, alrededor de 200 hombres, mujeres y niños/as del pueblo Uru ubicado a orillas del lago Poopó en el departamento de Oruro,  arribaron a la ciudad de La Paz después de 10 días de haber recorrido 160 km desde las comunidades de Llapallapani (colindante con la provincia Sebastián Pagador), Villañique (colindante con la provincia Eduardo Abaroa) y Puñaca (colindante con la provincia Poopó) para solicitar al gobierno se promulgue una Ley que les permita el respeto y dominio originario de su territorio y la administración de los recursos naturales que allí existen y de esa manera garantizar su supervivencia. Esta medida fue tomada ante el avasallamiento de sus tierras circundantes a Lago por parte de pobladores aymaras de las poblaciones colindantes, situación que vienen sufriendo desde principios de febrero de este año.

Eriberto Choque Flores, marchista de la comunidad de Llapallapani, explicó que la propuesta de Ley fue trabajada durante los días de la marcha para resolver este problema que data de hace mucho tiempo, contó que años atrás dos personas del pueblo Urus murieron en enfrentamientos por el tema de avasallamientos, es por ese motivo, dijo, que prefieren no enfrentarse con sus hermanos aymaras. “Queremos ser reconocidos mediante una Ley, hemos venido a presentar nuestra propuesta al Presidente para que se respeten nuestros derechos sobre nuestra tierra y territorio, queremos administrar nuestra tierra, actualmente sufrimos avasallamiento de nuestras tierras, además de discriminación de parte de los hermanos aymaras de las provincias colindantes, nos están quitando nuestras tierras, si eso continua vamos a desaparecer los Urus, porque vivimos de la caza y la pesca que realizamos en la región del lago Poopó”.

Por su parte, Apolinar Flores, Asesor Legal de Urus manifestó “no queremos conflictuar con nuestros hermanos aymaras de ninguna manera respetamos el derecho propietario, de la misma manera que respetamos las normas y reglas que establece la pesca, pretendemos que las orillas del lago Poopó sean dotadas por el Estado a favor del pueblo de Uru, no vamos a afectar a la propiedad privada de nuestros hermanos aymaras”.

De acuerdo a Maribel Candia de la comunidad de Llapallapani desde principios de febrero de este año sus vecinos aymaras empezaron a entrarse a sus territorios, y empezaron a alambrar los mismos, llegando hasta ahora a cercar aproximadamente 100 hectáreas, “estamos muy preocupados porque nuestra única fuente de trabajo por ahora es la caza y pesca y si nos quitan nuestras tierras alrededor del lago de qué vamos a vivir, vamos a desaparecer”. Candia también explicó que el pueblo Uru pretende dedicarse a la agricultura porque no todo el año pueden contar con los recursos del lago, y para eso necesitan proteger su territorio.

Discriminación

Dorotea Choque del pueblo Uru, resaltó que la discriminación y exclusión que sufren de parte de los aymaras es algo que data desde hace muchos años, y que es algo tan fuerte que incluso hasta el idioma Uru se ha ido perdiendo, “nos critican de todo, que somos inútiles, que somos morenos, que hablamos feo, nos critican hasta de nuestra ropa, nuestros ponchos, como nosotros hemos sido siempre sus “muchachos”, sus empleados para ellos somos menos, y por necesidad hemos tenido que trabajar aunque por 100 o 200 Bs. al mes, no entiendo porque quieren entrar a nuestras tierras si ellos tienen tantas tierras y animales”.

La mujer Uru de 35 años contó que en sus comunidades no tienen posta médica y que prefieren sólo curarse con plantas de acuerdo a sus costumbres, esto porque cuando van al centro médico que “ es de los aymaras”, como ella lo llama, sufren malos tratos y discriminación, lo mismo ocurre con el tema de la educación, en las comunidades Urus sólo tienen una escuela hasta 6to de primaria, pero como incluso las niñas y los niños son discriminados y excluidos tienen miedo de ir al colegio para concluir el bachillerato.

Juan Fernando de 10 años de la comunidad de Llapallapani muy seguro dijo: “yo quiero ser bachiller, quiero después estudiar en la universidad y mis compañeros también, por eso también estamos marchando, queremos tener colegio y un centro de salud para nosotros, no queremos ir donde los aymaras porque mucho nos insultan, espero que el Presidente nos escuche y que nos ayude  con nuestras tierras y todo lo que necesitamos”.

Territorio amenazado

El territorio de la nación Uru no solamente está amenazado por el avasallamiento de sus vecinos aymaras sino también por la contaminación de la aguas de Lago Poopó, lo que pone en riesgo su subsistencia alimentaria.  Trifón Miranda, uno de los marchistas  resaltó: “Los recursos del lago no son constantes son temporales por eso queremos también dedicarnos a la agricultura, con la sequía y con la contaminación por las mineras se han perdido hasta nuestras comidas, como la "cuica" unos pequeños  arbolitos de los que sacábamos pito, eso se ha perdido por la contaminación que entra de las minas”.  Trifón también contó que hace años los Urus ya habían pedido a las autoridades de gobierno que se detenga la contaminación, pero lamentablemente, dijo, "no nos hacen caso y tenemos miedo de perder los recursos que hay en el lago".

Demandas

Una comisión de los marchistas presentó la propuesta de Ley a autoridades de gobierno ayer por la tarde, siendo los 6 puntos principales:
1.- Dominio originario de las orillas del lago Poopó.
2.- Administración de los recursos naturales del lago Poopó, aves, peces, agua y plantas.
3.- Respeto a sus derechos, y mayor atención a sus culturas ancestrales, milenarias y evitar la extinción del Pueblo Uru.
4.- Respeto a sus tierras ancestrales y titulación inmediata conforme a sus derechos.
5.- Atención inmediata por parte del Estado Plurinacional a sus necesidades de desarrollo en cada una de los pueblos Urus del lago Poopó.
6.- Infraestructura y equipamiento inmediato para el sector educativo a favor de las comunidades Urus del lago Poopó.

La propuesta inicial del gobierno, aunque no oficial, fue una ley integral que contemple la protección de chipayas, de los urus de La Paz y del Desaguadero, ante lo cual los Urus del Lago Poopó manifestaron su desacuerdo, alegando  que ellos se movilizaron por su sector que está amenazado de desaparecer por influencia de otros pueblos como el aymara, por lo cual necesitan una ley específica que los ampare.

Al momento el pueblo Uru y el gobierno se encuentran en negociaciones. Los y las marchistas están alojados en el Coliseo de la Universidad Mayor de San Andrés de la ciudad de La Paz.

CIPCANotas

Suscripción CIPCANotas

Enlaces