Reportajes

Complejo río Madera también busca consolidarse como hidrovía para Brasil

Fecha: 20/01/2017

El complejo hidroeléctrico río Madera, que comprende cuatro hidroeléctricas en toda la región amazónica, busca también consolidarse en una hidrovía para abaratar los costo de exportación de tres actividades económicas de Brasil, según investigadores del área.

El investigador en el área de Hidroeléctricas del Centro de documentación e Información de Bolivia (Cedib), Jorge Campanini, sostuvo que todo el complejo río Madera servirá también para abaratar los costos de exportación de Brasil en las actividades de ganadería, minería y soya.

Añadió que Brasil es un potencial exportador de esos tres rubros al continente asiático y que Bolivia es uno de sus proveedores.

Explicó que, al margen de que eso se torne como un aspecto positivo, el impacto ambiental que generará la construcción de dos de las cuatro hidroeléctricas de la región amazónica recaerá sobre poblaciones bolivianas propensas a inundaciones.

El complejo hidroeléctrico río Madera comprende la construcción de dos represas en territorio nacional: Cachuela Esperanza y la binacional, que se suman a Jirau y San Antonio, dos hidroeléctricas que ya operan en Brasil.

Por su parte, investigadora del Foro Boliviano sobre Medio Ambiente y Desarrollo (Fobomade), Patricia Molina, sostuvo que la construcción de los proyectos hidroeléctricos de cachuela Esperanza y la binacional sólo benefician económicamente a Brasil. Añadió que el precio internacional del megavatio (MW) de energía no cubrirá los costo de construcción de esos megaproyectos en territorio nacional.

En tanto, el investigador del centro de Investigación y promoción del Campesinado (Cipca), Vincet Vost, explicó que como no existe ningún mecanismo de control de los niveles de las represas, es muy difícil prever cualquier inundación que se genere en la región amazónica. Añadió que sólo los estudios determinarán cuál será el nivel de  liberación de carbono y el número de comunidades afectadas por las áreas de inundación que se necesiten para las represas.

Sin embargo, Campanini también advirtió que la presencia de las cuatro hidroeléctricas en la zona fronteriza con Brasil repercutirá negativamente en la salud y en la economía de las poblaciones de Riberalta, Guayaramerín, pueblos indígenas y comunidades interculturales.

Señaló que la presencia de las hidroeléctricas atrae vectores que afectan la salud humana. Añadió que existen bastantes experiencias de esa situación con los centros poblados aledaños a las hidroeléctricas de Jirau y San Antonio. 

Otros Reportajes:

Plan Estratégico 2016 - 2021

Por una Bolivia democrática, equitativa e intercultural.

  • Organizaciones  indígena  originario  campesinas  democráticas, autónomas y autogestionarias Desafío 1 Organizaciones indígena originario campesinas democráticas, autónomas y autogestionarias Leer más
  • Desarrollo rural sostenible con enfoque territorial Desafío 2 Desarrollo rural sostenible con enfoque territorial Leer más
  • Gobiernos e instituciones públicas democráticas, interculturales y eficaces Desafío 3 Gobiernos e instituciones públicas democráticas, interculturales y eficaces Leer más

Enlaces que te pueden interesar: