CIPCANotas

Luces y sombras del Estado Plurinacional

Luces y sombras del Estado Plurinacional

Encuentro del pueblo guaraní en la Comunidad Cañadillas, Monteagudo (Chuquisaca). Foto: Pablo Antezana Quiroga

Autor: Pablo Antezana Quiroga, politólogo de la Unidad de Acción Política de CIPCA
Fecha: 24/01/2020

Este 22 de enero Bolivia conmemoró diez años de creación de la fecha elegida para celebrar el Estado Plurinacional, ese horizonte aún en construcción por parte de la sociedad con sus múltiples identidades y culturas, sus modos diversos de comprender la democracia, de tomar decisiones y de autogobernarse. Hace más de una década, los cimientos del Estado se encuentran en proceso de transformación, un proceso que ha resultado complejo y difícil, en procura de reflejar la diversidad efectiva que nos caracteriza, y situando al centro de las transformaciones a las naciones y pueblos indígena originario campesinos, como sujeto político articulador de todas las fuerzas de la sociedad que acordaron la construcción de un nuevo pacto social, esa es la esencia de la constitución política vigente desde el año 2009.

Desde la década de los ochenta del siglo pasado, el Centro de Investigación y Promoción del Campesinado (CIPCA), acompañando a los pueblos indígenas y campesinos, apostó por la construcción de un país diferente, más justo, inclusivo e igualitario. El Estado Plurinacional que hoy conocemos no puede entenderse sin ese aporte. Efectivamente, el nuevo orden político y social boliviano es el resultado de los anhelos y de la larga lucha de los pueblos indígenas y campesinos por lograr que el Estado reconozca y asuma su identidad diversa e inclusiva, por lograr pleno reconocimiento a sus normas y procedimientos propios, a su cultura y cosmovisión, por eliminar la discriminación, el racismo y la exclusión sobre las cuales se edificó el país hace casi 200 años.

Si bien el balance de esta nueva expresión o forma de Estado muestra resultados muy positivos como el empoderamiento indígena y su participación activa e irrenunciable en los diferentes niveles de gobierno y de toma de decisión del país, la titulación de tierras, la construcción de una democracia intercultural, las autonomías indígenas y la pérdida de hegemonía de los partidos políticos como únicos vehículos de representación política, también es necesario reflexionar sobre los obstáculos y contradicciones que han emergido en el proceso de su edificación, como es el caso del sistema de justicia  –que hoy en día, en clave plural y con elección de sus máximas autoridades mediante voto popular, tiene más problemas que los que existían antes– y, sorprendentemente, de algunas dimensiones importantes de los derechos de los pueblos indígenas como la “consulta previa” en el marco del modelo de desarrollo extractivista imperante en el país. 

La democracia en Bolivia ha experimentado cambios sustantivos mediante el reconocimiento de nuevos mecanismos de participación y representación política, siendo la autonomía indígena la punta de lanza de la construcción del Estado Plurinacional. Estas otras formas de política y autogobierno –se han reconocido diversas expresiones, concepciones, instituciones, mecanismos y prácticas democráticas– constituyen el sentido último del carácter plurinacional del Estado que aún no termina de edificarse en Bolivia: un proyecto político en el que el Estado se construya en función del poder compartido horizontalmente entre múltiples naciones y pueblos con sus formas propias de organización social y política, con diversas visiones de la democracia, la ciudadanía y la economía.

Las autonomías indígenas y la democracia intercultural son una conquista fundamental de las naciones y pueblos indígenas originario campesinos en el marco de su derecho a la autodeterminación y el autogobierno; por tanto, independientemente de los intereses político partidarios y los cambios en el campo político, el país no puede retroceder en el horizonte de su construcción. Al contrario, deben profundizarse los esfuerzos por garantizar las condiciones de su realización; por ejemplo, edificando una auténtica gestión pública intercultural y asegurando que instancias fundamentales como el Órgano Electoral Plurinacional y el Tribunal Constitucional Plurinacional no obstaculicen su avance. CIPCA se encuentra comprometido plenamente con la construcción de ese horizonte fundamental que los bolivianos acordamos y asumimos hace ya una década.

   

Otros CIPCANotas:

Plan Estratégico 2016 - 2021

Por una Bolivia democrática, equitativa e intercultural.

  • Organizaciones  indígena  originario  campesinas  democráticas, autónomas y autogestionarias Desafío 1 Organizaciones indígena originario campesinas democráticas, autónomas y autogestionarias Leer más
  • Desarrollo rural sostenible con enfoque territorial Desafío 2 Desarrollo rural sostenible con enfoque territorial Leer más
  • Gobiernos e instituciones públicas democráticas, interculturales y eficaces Desafío 3 Gobiernos e instituciones públicas democráticas, interculturales y eficaces Leer más

Enlaces que te pueden interesar: