Leila Cortez-La Paz
Lunes, 07 Mayo 2007

Durante dos días, la Federación Nacional de Mujeres Campesinas de Bolivia-“Bartolina Sisa”, concentró en su primer congreso orgánico, a unas 150 delegadas de las organizaciones de 8 de los 9 departamentos de Bolivia para renovar sus estatutos y reglamento interno.

La heterogeneidad de las dirigentes, provenientes de diferentes contextos culturales-territoriales les permitió hacer un excelente ejercicio de concertación sobre ambos documentos orgánicos; los temas más discutidos fueron la legitimidad de las representantes departamentales, poner candado a quienes no pertenecen al Instrumento Político por la Soberanía de los Pueblos; las sanciones a quienes comenten faltas –unas proponían que éstas se enmarquen en los postulados sobre derechos humanos de la Constitución Política del Estado, otras querían que se sancione en base a la Justicia Comunitaria-, y la repartición de dos cupos por departamento para ocupar carteras en el Comité Ejecutivo Nacional (directorio) que ahora está compuesto por 18 carteras, pues las representantes de La Paz querían tener 8 cupos –Antes el Comité contaba con alrededor de 30 carteras, allí la organización paceña tenía las 8 representaciones-.

A la conclusión del congreso, las dirigentes calificaron como positivo el encuentro y los resultados obtenidos, pues mejorar sus instrumentos orgánicos son una muestra de que la organización de mujeres campesinas avanza en su fortalecimiento, a pesar de las grandes limitaciones en cuanto a recursos económicos, formación de sus afiliadas y la discriminación de género; aspectos que complejizan sus actividades organizativas y dirigenciales. A modo de ejemplo, varias de las asistentes estaban con sus hijos, y es en estas condiciones particulares que ellas atienden los temas orgánicos y políticos.

El desafío es seguir avanzando en la meta de contar con estatutos y reglamentos acordes a los retos de la organización, por ejemplo, en cuanto a posicionar a la Federación a la par y, a la vez, en estrecha coordinación con la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia, la organización campesina que representa principalmente a los hombres, y no en situación de subordinación; darle mayor jerarquía a la cartera de género y generacional; clarificar su rol y accionar respecto a sus derechos al acceso y titulación de la tierra puesto que la nueva ley agraria las reconoce como actoras la igual que a las organizaciones de campesinos, indígenas y de colonizadores.

NOTICIAS

CIPCANotas

COP20, dos décadas desperdiciadas Lorenzo Soliz (*)
Jueves, 18 Diciembre 2014
Con el propósito de enfrentar el cambio climático (en rigor crisis climática, porque ha sido provocada) en 1994 se puso en vigencia la Convención Marco de las Nacion...
Otras voces y miradas de la sequía en el Chaco boliviano Alejandra Anzaldo (*)
Jueves, 11 Diciembre 2014
Animales débiles y muertos, chacos desolados y fuentes de aguas secas y agrietadas son imágenes que muestran la crisis climática que afecta al Chaco, particularmente a producto...
Seminario de Cali y los indígenas del CRIC Xavier Albó (*)
Lunes, 08 Diciembre 2014
Hace dos semanas estuve en Cali, Colombia, en un seminario internacional sobre estadísticas étnico-raciales recientes en América Latina. Cubrió en mesas paralelas la...

Últimas Publicaciones

Memoria-Informe de la Gestión 2013 Memoria Segundo Foro Andino Amazónico de Desarrollo Rural Jóvenes Rurales. Una aproximación a su problemática y perspectivas en seis regiones de Bolivia

CIPCA en Medios

Suscripción CIPCANotas

Enlaces