Leila Cortez-La Paz
Lunes, 07 Mayo 2007

Durante dos días, la Federación Nacional de Mujeres Campesinas de Bolivia-“Bartolina Sisa”, concentró en su primer congreso orgánico, a unas 150 delegadas de las organizaciones de 8 de los 9 departamentos de Bolivia para renovar sus estatutos y reglamento interno.

La heterogeneidad de las dirigentes, provenientes de diferentes contextos culturales-territoriales les permitió hacer un excelente ejercicio de concertación sobre ambos documentos orgánicos; los temas más discutidos fueron la legitimidad de las representantes departamentales, poner candado a quienes no pertenecen al Instrumento Político por la Soberanía de los Pueblos; las sanciones a quienes comenten faltas –unas proponían que éstas se enmarquen en los postulados sobre derechos humanos de la Constitución Política del Estado, otras querían que se sancione en base a la Justicia Comunitaria-, y la repartición de dos cupos por departamento para ocupar carteras en el Comité Ejecutivo Nacional (directorio) que ahora está compuesto por 18 carteras, pues las representantes de La Paz querían tener 8 cupos –Antes el Comité contaba con alrededor de 30 carteras, allí la organización paceña tenía las 8 representaciones-.

A la conclusión del congreso, las dirigentes calificaron como positivo el encuentro y los resultados obtenidos, pues mejorar sus instrumentos orgánicos son una muestra de que la organización de mujeres campesinas avanza en su fortalecimiento, a pesar de las grandes limitaciones en cuanto a recursos económicos, formación de sus afiliadas y la discriminación de género; aspectos que complejizan sus actividades organizativas y dirigenciales. A modo de ejemplo, varias de las asistentes estaban con sus hijos, y es en estas condiciones particulares que ellas atienden los temas orgánicos y políticos.

El desafío es seguir avanzando en la meta de contar con estatutos y reglamentos acordes a los retos de la organización, por ejemplo, en cuanto a posicionar a la Federación a la par y, a la vez, en estrecha coordinación con la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia, la organización campesina que representa principalmente a los hombres, y no en situación de subordinación; darle mayor jerarquía a la cartera de género y generacional; clarificar su rol y accionar respecto a sus derechos al acceso y titulación de la tierra puesto que la nueva ley agraria las reconoce como actoras la igual que a las organizaciones de campesinos, indígenas y de colonizadores.

NOTICIAS

CIPCANotas

Convivir con la Madre Tierra y más allá Xavier Albó (*)
Lunes, 14 Abril 2014
Retomaré el tema de mi anterior columna (La Razón, 30-03-14) reflexionando sobre tres enfoques del desarrollo en relación con la Madre Tierra. Son los siguientes: 1. ...
Madre Tierra + desarrollo = ¿vivir bien? Xavier Albó (*)
Lunes, 31 Marzo 2014
Éste es el tercer eje y tarea fundamental pendiente que mencioné en mi columna de La Razón del 2 de febrero y que aquí quiero explicar más. El lema del t&iacu...
Gustavo Iturralde y Jimmy Zalles Xavier Albó (*)
Lunes, 17 Marzo 2014
El próximo sábado 22 de marzo de 2014 se cumplirán 40 años de la trágica y prematura muerte de Gustavo Iturralde al pie del Wayna Potosí. No había c...

Suscripción CIPCANotas

Noticias en los Medios

Últimas Publicaciones

MEMORIA 2012 Los maíces en la seguridad alimentaria de Bolivia El Chaco Guaraní

Enlaces