Por una Bolivia democrática, equitativa e intercultural
B-elninio.jpgENCCLICA.jpgalainza.jpgprop.jpgzcoverConvocatoria.jpg

 

 

CIPCA / 13 de abril de 2018.- En el marco de la XV Expoforest, que se realiza en el campo ferial Expocruz de la ciudad de Santa Cruz de la Sierra del 11 al 15 de abril, este jueves 12 de abril CIPCA propició un Encuentro para dialogar y analizar junto a productores y productoras indígenas y campesinos sobre la gestión de los recursos del bosque a través de emprendimientos sostenibles. Carmelo Peralta, responsable de Investigación de CIPCA hizo énfasis en el potencial de los bosques, resaltando como uno de los mayores beneficios la captura de carbono que se logra en los mismos, destacó que es un potencial ambiental y también económico para las poblaciones indígenas y campesinas, a las cuales CIPCA viene apoyando desde hace varios años con equipamiento y capacitación técnica para la implementación de una Propuesta Económica Productiva cuyos componentes hacen énfasis en los sistemas agoforestales, la gestión de los RRNN, la ganadería semi-intensiva y la ganadería alto andina.

Miguel Ángel Cordero, representante de la Asociación de Agroforestales de la Amazonía Boliviana (APARAB), a tiempo de exponer explicó que son 120 las asociaciones que han transitado del saneamiento a la producción diversificada del bosque, con la producción de castaña, cacao y asaí, destacando que todo es de buena calidad. Señaló “…para nosotros de muy importante la capacitación y toda la infraestructura que CIPCA nos ha apoyado durante varios años, nos ha permitido beneficios”.

Ludovica Macué, presidenta de la Asociación de Recolectoras de Cusi de Yaguarú (ASORECU), resaltó el uso que sus ancestros hacían del Cusi: “nuestros abuelos no tenían ni gasolina ni diésel en el bosque, entonces hicieron aceite de Cusi para mechita (fuego), actualmente seguimos produciendo aceite, también champú y es un producto 100% natural, no tiene nada más”.  Res”. La productora resaltó que actualmente en la Asociación tienen 87 hectáreas de Cusi, y que cuentan con un plan de manejo que les permite a las 21 asociadas mujeres generar ingresos con la recolección y transformación de Cusi, como ellas manifiestan para ayudar a sus maridos y a sus hijos, sin embargo dijo que no es un trabajo fácil porque no cuentan con medios de transporte para sacar el Cusi, entonces lo sacan en sacos en sus espaldas y/o encima sus cabezas.

El representante de los productores de Potosí, Milán Chisi Condori, de la Asociación de Productores de la Cuenca de Acasio (ASPACA), explicó que con el apoyo de CIPCA hace algunos años empezaron a recolectar y comercializar hongos de los pinos de los bosques de su región, resaltó que antes de capacitarse y realizar intercambios de experiencias estos hongos se echaban a perder porque no sabían cómo secarlos, destacó además que ahora cuentan con la indumentaria para hacer la recolección y el secado. “Sacamos al mercado local, nacional e internacional, en el nacional vendemos la arroba a 150 Bs y en el internacional hasta en 250 la arroba”, destacó Chisi.

Gizel Caballero, directora de CIPCA Santa Cruz resaltó el agradecimiento hacia la institución de las y los productores presentes por la capacitación y asistencia técnica en el manejo y cosecha del cacao, cusi, hongos porque se le ha dado valor agregado a la recolección de estos productos provenientes del bosque, pero sobretodo, dijo, es porque se ha generado fuentes de trabajo para las mujeres y jóvenes en sus comunidades.

Las y los productores enfatizaron que es necesario seguir capacitándose para sacar más subproductos, como por ejemplo el coco de cusi que puede ser transformado en carbón vegetal, de igual manera en el caso dela manteca de cacao que necesita mayor difusión para que la población conozca las bondades.

Entre algunas conclusiones se destacó que dicho encuentro de recolectores dejó en evidencia que se necesita información actualizada de las áreas de recolección del cacao, cusi y otros recursos forestales no maderables para promover sus bondades ambientales, de salud y de alimentación. Asimismo se concluyó que los consumidores son también corresponsables de garantizar la sostenibilidad de sistemas productivos y alimentarios acorde a los diversos ecosistemas existentes y por ende de la soberanía alimentaria, porque cada quien tiene la capacidad de decidir sobre qué, cuándo se va a comer.